Seleccionar página

El Niño que No se Podía Dormir

-Un  niño no podía dormir.  Llamó a su papá: Papá, ven, que no puedo dormir. 

El papá fue rápido a su habitación. ¿Por qué no puedes dormir?, preguntó.

Porque entra la luz por la ventana. –Pues, correremos la cortina, dijo el papá. 

Señorita cortina, estírese, que mi niño quiere dormir. La cortina se estiró y la habitación quedó sin luz. 

Ya puedes dormir, hijo mío

Papá: el despertador no me deja dormir con su tic tac, tic tac, tic tac.

Señor despertador, dijo el papá: ¿podría callarse?: Mi niño no puede dormir. 

Y el señor despertador dejó de hacer tic tac, tic tac. Ya puedes dormir, hijo mío. 

Papá, los juguetes hacen ruidos y no me dejan dormir. 

Juguetes, dijo el papá: Guardad silencio para que mi niño se pueda dormir.

Y la habitación quedó en silencio. 

-No puedo dormir, papá: a mi cochecito rojo se le ha salido una rueda y yo siempre duermo con él en la cama.

  • https://www.facebook.com/eldragonenano

El papá tomó el cochecito rojo y le arregló la rueda; se lo dio y dijo: 

Ya está todo perfecto. Ya te puedes dormir.

Papá, papá, no te vayas: me tienes que dar el abrazo de buenas noches que si no, no me dormiré.

El papá abrazó al niño con un prolongado abrazo. 

El niño se quedó dormido. El papá lo tapó bien y cerró la puerta del cuarto.

FIN            © Mª Teresa Carretero García

Quizás también te interese leer…