Seleccionar página

Preparando Halloween

   ¡Reunión general!, gritó la bruja jefa. ¡Hay que ensayar! Solo falta una semana para el gran día. A ver: ¿estáis todas y todos?
-No, respondió una pequeña araña; Picky está revolcándose en el barro y despeinándose el pelo; dice que en el último ensayo le reñiste porque iba muy limpia y repeinada. Es verdad, respondió la bruja jefa: para Halloween tenéis que estar sucias y sucios, feas y feos, pues si no, ¿cómo asustaremos a los niños y niñas? Están esperando ese día todo el año para sentir miedo, mucho, muchísimo miedo: tenemos que conseguir que eso ocurra.

¡A ver!, volvió a gritar: ¿dónde se han metido todos los gatos negros? ¿qué hacen?
Roly, una gatita a rayas, dijo: están asustándose unos a otros para tener los pelos de punta y parecer gatos malísimos. -Y tú, Roly, ¿qué haces aquí?
Pues yo, nada: ¿no ves que soy a rayas? ¿Cómo va a asustar un gato a rayas?

La bruja jefa, tras pensar un poco, dijo: veamos, Roly: ve a la peluquería de las brujas, diles que te mando yo, que te tiñan las rayas para que brillen en la oscuridad: seguro que darás muchísimo miedo. Pero ¿siempre tendré el pelo para dar miedo? Preguntó Roly; a mí me gusta ser un gato a rayas.

-No, Roly, eso solo será para Halloween; después, cuando te laves, se te quitará. -¡Pe.. pe.. pero si yo no me lavo! Los gatos nos lamemos pero no nos lavamos. -¡Ay, Roly: haz lo que quieras!. Habla con las peluqueras y ellas te lo explicarán, yo ahora estoy muy ocupada. La bruja jefa siguió gritando, llamando a todos al ensayo general.

¡Pero dónde están las Calabazas! ¿Qué pasa con las Calabazas, dónde se han metido?
¡¡Rayos y centellas, lenguas de trapo, ojos de sapo, barba de pigmeo: Si no lo veo, no lo creo!!

  • https://www.facebook.com/eldragonenano

,Se oyó una voz que intentaba hacerse oír: No, no, no sigas con el conjuro. -¿Quién osa interrumpir mi conjuro? dijo la Bruja Jefa.

Todos callaron; entonces Pammy, la pequeña calabaza, salió del rincón en que estaba y dijo: Jefa Bruja, soy yo Pammy. -Ya te veo, pequeñaja, ¿qué quieres? ¿Acaso sabes dónde están tus compañeras?
-Sí Bruja Jefa, están en el río lavándose muy bien para estar brillantes y relucientes. Después van a pintarse los ojos y la boca de color negro para estar terroríficas y dar miedo.-Bien, ¿y tú? dijo la Jefa Bruja, mientras la señalaba con el dedo ¿por qué no estás con ellas?

Pammy se puso triste y habló bajito: porque no quieren que las acompañe. ¿Y eso?, dijo la bruja muy enfadada. -Pues, pues porque dicen que soy pequeñaja y nadie me verá. Pero eso no es problema: te pones con las calabazas grandes; problema resuelto. No, hay más, dijo Pammy. ¿Pero qué mas? cuéntalo. -Es que ayer se reunieron y dijeron que yo, que yo… (y echó a llorar) -Criatura, habla, dijo la jefa. -Que yo no sabía dar miedo y que lo hacía muy mal y no querían ir conmigo. Así que esa noche me quedaré en casa solita hasta que volváis.

La Bruja Jefa se enfadó muchísimo y dijo: pues si no vienes tú, ellas tampoco: ¡O vamos todos o no se hace Halloween!.

La pequeña calabaza se preocupó mucho y dijo: pero eso no es posible: los niños y niñas están esperando todo el año esa noche para pasar muchísimo miedo; no les podemos hacer eso.

No, respondió la jefa: ¡no es nuestra culpa!, son ellas las que con su actitud impiden el desfile.

Bruja 1ª 2ª y 3ª: id al río y contadles a las calabazas que de ellas depende que este año desfilemos en Halloween; espero una respuesta rápida.
Pammy, la pequeña calabaza preguntó: ¿Seguro que haríais eso por mí? -Claro, respondió la Bruja Jefa. Somos un grupo y cada uno de nosotros es muy importante.

Y tú -gritó a una araña malísima- enseña a la pequeña calabaza a poner una cara horrible. -De acuerdo, dijo Pammy: luego ensayaré muchísimo en casa hasta que lo consiga. Muchas gracias, bruja buena.

-¿Eh? ¿Eh? ¿Eh? ¿Qué he oído? ¡La brujas somos malas siempre!. Bueno, casi siempre.

El desfile de Halloween fue impresionante, el mejor en muchos años. La pequeña calabaza desfiló rodeada de los gatos negros y dio mucho, muchísimo miedo a todos los niños y niñas.
FIN
©Mª Teresa Carretero García

Quizás también te interese leer…