Seleccionar página

Ratón de Campo, Ratón de Ciudad

  • https://www.facebook.com/eldragonenano

Los dos perros, muy feroces, se tiraron a cazarlos;

Chip y Chap se escabulleron, no lograron alcanzarlos.

Muertos del susto los dos escaparon enseguida

 y Chap le dijo a su primo, marchándose a su guarida:

Qué bonita es la ciudad si te quieres dar el gusto,

pero prefiero la paz a que me maten de un susto.

Y Chap así se volvió al prado de su agujero

para vivir bien feliz en su cuevita del suelo.

Si quieres vivir tranquilo, sin sustos y sin problemas

confórmate con tus cosas y no envidies las ajenas.

FIN

Adaptación de la fábula © Mª Teresa Carretero

Quizás también te interese leer…